La semana pasada, gracias a la experiencia de los chicos del canal de YouTube “The Walking Travel”, te enseñamos cómo camperizar tu furgoneta de una manera económica (por menos de 2000 euros), pero con estos trucos quizá puedas abaratar aún más los costes y sin necesidad de usar herramientas ni materiales complejos. Aunque no esté plagada de detalles ni de la última tecnología, al menos sí que contendrá todas las comodidades básicas y necesarias para poder vivir viajando por el mundo, y a un precio mucho más barato. 

 

Materiales indispensables

Para poder camperizar nuestra furgoneta, en primer lugar hemos de hacernos con algunas herramientas y materiales muy básicos, como destornilladores, alicates, martillo, tijeras, un taladro, una caladora… y también tornillos, clavos, pegamento y lijas. Son cosas que todo el mundo (o casi) tiene en casa. En caso de no tener alguna, es muy fácil de conseguir en una ferretería o una tienda de bricolaje. Otra opción es acudir a una tienda de segunda mano, en la que tendrán gran variedad de herramientas a muy buen precio. A continuación os mostramos algunos materiales indispensables con sus precios: 

 

Aislante para las paredes: 70 euros (aprox.)

Como ya sabes, es muy importante aislar la furgoneta para no pasar frío ni asarnos de calor al dormir o hacer vida dentro de ella. Para ello, podemos aislar todas las superficies (paredes y techo) con una triple capa compuesta de aluminio, aislante acolchado y alguna superficie firme.

El aluminio se utiliza para reflectar el calor. Puedes comprar rollos adhesivos (que se usan para las instalaciones de aire acondicionado), pero son más caros. Una opción más económica consiste en usar parasoles de coches (una de las caras siempre lleva reflectante plateado) y pegarlo directamente a la chapa de la furgoneta con pegamento de contacto (tipo Super Glue). Según el modelo de furgoneta que tengas, necesitarás más o menos aluminio y el precio variará, pero puede quedarse en unos 26 euros.

Para aislar del frío utilizaremos aislante acolchado. En las tiendas de bricolaje puedes encontrar varios tipos de aislante térmico y sonoro, pero es bastante caro. El material con el que están hechos esos aislantes es similar al de las esterillas de fitness, por lo que siempre puedes ir a una tienda de deportes tipo Decathlon o Sprinter y comprar varias para forrar la furgoneta por dentro. En países de América Latina (como México, por ejemplo) existe otro material similar al de las esterillas (aunque menos denso) llamado “bajoalfombra”. Puedes encontrarlo en tiendas de bricolaje por metros y con varios grosores. Precio: 12€ (aprox.).

La tercera y última capa, la de la superficie firme será con la que estemos en contacto en el interior de la furgo. Hay muchos materiales para ello: forrado de polipiel, listones de madera fina, triplay… Este último material se adapta muy bien a las curvas de la furgoneta y se puede atornillar a la chapa, aunque primero hay que pintarlo y barnizarlo. A la hora de escoger el material se debe tener en cuenta que no sea muy pesado para que no consuma mucho combustible. El precio dependerá del material, pero el triplay puede salir por unos 30 euros.

 

Segunda batería: 5€ (aprox.)

Para poder tener batería suficiente para todos tus viajes, puedes conectar la segunda batería a la del propio vehículo: así se irá cargando mientras esté en marcha. No hay que olvidar desconectar ambas baterías cuando la furgoneta esté parada para evitar que la principal se descargue. Para ello existen dos opciones: poner un relé (que desconecta ambas baterías al parar el vehículo), aunque cuesta sobre 90 euros o instalar un automático entre ambas baterías, que cuesta sobre 5€ (aunque no hay que olvidar desconectarlo).

 

Fregadero: 25 € (aprox.)

Un fregadero de aluminio, en una gran superficie de bricolaje como Leroy Merlin, puede costar más de 80 euros, pero si lo que queremos es ahorrarnos costes, existen objetos que pueden hacer la misma función: ollas de aluminio, recipientes grandes de plástico o boles de acero inoxidable. Habrá que hacer un agujero al objeto escogido con un taladro para poder adaptarle bajo una tubería moldeable para conectarla con el bidón del agua. 

Los grifos también se disparan algo del presupuesto (suelen costar sobre 40€), pero siempre puedes conseguir un resultado similar con una manguera y un cabezal de ducha (que puede servir también para ducharnos fuera de la furgo en verano). Una bomba de limpiaparabrisas puede servirnos como bomba de agua, ya que sale con bastante presión.

 

Despensa: gratis

Puedes guardar la comida que más consumas y los útiles de cocina en cajas de madera (de fruta) o de plástico colocadas en el interior de las puertas del mueble de la cocina. Seguro que si preguntas en cualquier frutería, estarán encantados de darte unas cuantas. Una vez las tengas, córtalas a la medida del mueble y fíjalas en las puertas con unos tornillos.

 

Detalles para los armarios: 1 euro

Para que los armarios de la ropa se mantengan cerrados puedes usar velcro o imanes. Para los armarios de la cocina (más pesados) puedes usar aldabas. Así nos aseguraremos de que no se abran mientras la furgoneta está en movimiento.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...