Sabemos que el precio de la compra de un coche y los intereses que hay que sumarle (en caso de haberlo financiado) suponen un gran gasto de dinero al que hay que sumarle más como el del combustible… y las tasas e impuestos que hay que abonar año tras año para poder conducirlo. Los más importantes son el impuesto de matriculación y el de circulación, aunque hay otros no menos importantes que vamos a recordar.

 

El IVA del automóvil

Por la compra de un coche nuevo hay que pagar el IVA, con un tipo del 21%, si bien los coches matriculados a nombre de personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33% tienen un IVA reducido del 4%. Además, hay exenciones que se aplican a los vehículos de los cuerpos diplomáticos o de las Fuerzas Armadas. 

En el caso de comprar un coche nuevo, se paga el IVA, pero si el auto es de segunda mano, se abonará el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que se calcula según unas tablas oficiales (suelen variar cada año) que determinan el valor del vehículo. Y si vendes tu coche, ¡cuidado!, porque deberás declarar la ganancia patrimonial dentro de las rentas del ahorro (y te podría afectar cuando hagas la declaración de la renta).

 

Impuesto de matriculación

Antes de recoger tu auto nuevo del concesionario hay que matricularlo, teniendo que abonar el correspondiente Impuesto de Matriculación por ello. Eso sí, hay otros autos, como los híbridos, que quedan exentos de este pago.

La tasa de este impuesto la gestionan las Comunidades Autónomas, aunque es la misma para todo el país y viene determinada por el consumo de tu coche. Así, cuanto menos consuma tu auto, menos pagarás por matricularlo. La cuantía dependerá del valor del coche antes de impuestos, ya que es un porcentaje de hasta el 14’75% del mismo. Para su pago, la Ley establece cuatro tramos distintos desde el año 2008:

-Vehículos con emisiones inferiores o iguales a 120 g/km de CO2 no pagan el impuesto de matriculación.

-Los coches cuyas emisiones estén comprendidas entre los 120 g/km y los 160 g/km de CO2, abonarán el 4’5% del precio franco fábrica.

-Con emisiones situadas entre los 160 g/km y los 200 g/km de CO2 se paga el 9’75%.

-Si las emisiones del auto son mayores o iguales a 200 g/km de CO2, deberán pagar el 14’75% de su valor por la matriculación.

 

El Impuesto de circulación

El Impuesto de Circulación es el nombre popular por el que todo el mundo se refiere al Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, una tasa municipal, por lo que su cuantía no es fija (varía de un ayuntamiento a otro) y se abona anualmente. Su importe depende de la potencia del coche y de lo ecológico que sea, así como de las modificaciones que desee incluir cada alcaldía, que será libre de subir o bajar su precio.

 

Impuesto sobre el Patrimonio

Aunque la gran mayoría de los contribuyentes no han de pagar por esta tasa, los coches también se deben incluir dentro del Impuesto sobre el Patrimonio. Eso sí, para abonarla obligatoriamente, tu patrimonio tendría que alcanzar los 700.000 euros, excluyendo la vivienda habitual hasta los 300.000 euros.

 

Si tienes un híbrido, te libras de estos impuestos

Conduciendo un híbrido, el medio ambiente te lo agradecerá… pero también tu bolsillo. Y es que tener un coche híbrido supone el ahorro de algunos gravámenes. No sólo consumen menos combustible (y su carga sale mucho más económica que pasar por la gasolinera), sino que, están exentos del pago del impuesto de matriculación y tienen un descuento en el impuesto de circulación de hasta el 75% en las principales ciudades españolas y en gran parte de los municipios de tamaño medio.

En otras ciudades, como Madrid por ejemplo, se benefician de una bonificación del 50% en las tarifas oficiales del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), que organiza por zonas azules y verdes el aparcamiento en gran parte de la capital. Otra ventaja es que este tipo de autos podrán circular por la ciudad incluso los días de mayor contaminación (olvidando la restricción de que la matrícula sea par o impar), un plan que también han adoptado en Valladolid.

Otras ciudades también han considerado aplicar ventajas similares. El Ayuntamiento de Barcelona está pensando aplicar una reducción en el precio del aparcamiento. Además, en las autopistas catalanas, los híbridos pueden obtener una reducción de hasta un 30% en las tarifas y los portadores de la etiqueta ECO cuentan con acceso libre al carril VAO de la C-58, una de las autopistas principales para acceder a Barcelona.

 

Comentarios  

0 #1 GestFuturo 14-09-2017 09:21
No hay que olvidar que casi la mitad de lo que se paga por el combustible son impuestos, Y es evidente que se pagan por tener un coche (usándolo, claro está ;) ).



Cuenta oficial de GestFuturo, el programa de gestión para taller mecánico
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...