Si estás pensando en llevar tu vehículo a un concesionario para venderlo ya sea porque no lo usas, porque ya no te gusta y te has comprado otro o porque necesitas dinero, debes tener en cuenta algunos consejos para conseguir una buena cantidad cuando el comercial o tasador realice una estimación del mismo antes de ponerlo a la venta en el mercado de segunda mano. 

La tasación de un coche de segunda mano consiste en analizar al detalle el estado de todos los elementos que integran el vehículo. Desde los más básicos e imprescindibles para la circulación (motor, batería, lunas, tubos de escape…) hasta los estéticos y tecnológicos. Se evalúa el nivel de desgaste de todos ellos para calcular el precio actual del mismo. Te enseñamos algunos trucos para sacarle la máxima rentabilidad en el mercado de segunda mano.

 

1. Conocer los precios del mercado

Hay que procurar no quedarse corto ni pasarse a la hora de fijar el precio de tu coche, así que conviene investigar un poquito antes de ponerlo a la venta. Para ello, lo más recomendable es buscar en internet en webs de compra-venta y en la sección de autos de ocasión de las webs de los concesionarios para fijarnos en el precio que demandan por un coche similar al nuestro, tanto en marca, modelo, motor, kilometraje, antigüedad, color, tapicería, extras…

En cuanto a los extras, cabe mencionar algunos que pueden aumentar el valor de reventa, como: cámara de visión trasera, cajas de cambios automáticas, llantas de aleación, sistema de arranque Start&Stop, Bluetooth, navegador GPS (si tiene pantalla táctil mejor), tapicería de cuero (proporciona imagen de lujo), asientos calefactables, techo solar.

 

2. Comparar distintas ofertas

Hay muchas empresas que se dedican a tasar coches de segunda mano. Las diferencias entre lo que ofrecen unas y otras son bastante importantes, así que lo mejor es tasarlo en varias para comparar y no quedarnos con la primera oferta que nos hagan. Prueba con:

-Concesionarios: la mayoría de concesionarios suelen tasar vehículos, aunque el valor de compra que ofrecen es inferior al del mercado de particulares. 

-Empresas profesionales: te da una idea aproximada de lo que puedes conseguir vendiendo tu coche sin el compromiso de que te lo vendan ellos.

-Herramientas y webs de tasación online: es una forma sencilla y rápida para tasar tu coche aunque se basa en datos teóricos (marca, modelo, kilómetros, año…), dejando fuera otras características como el estado del coche y los extras. 

-Desguaces: si el vehículo no está siniestrado o en mal estado, puedes tasarlo en estos sitios, aunque ten en cuenta que el precio que te darán será muy bajo en comparación a otros, ya que aquí venden piezas de coches a talleres y particulares a precios económicos.

 

3. Características en que se fija un tasador

Un tasador profesional inspeccionará diversos elementos, como la marca, modelo y versión del coche; fecha de matriculación y kilómetros recorridos; tipo de carburante; estado y funcionamiento del motor; el exterior del coche (carrocería, lunas, espejos…); interior (asientos, volante, pedales, alfombrillas, palanca de cambio); el nivel de desgaste de los neumáticos; documentación del auto, informe de la ITV y libro de mantenimiento. 

En los coches clásicos, además de los aspectos mencionados, también se mira la antigüedad del mismo (mínimo 25 años); si incluye accesorios originales o no; estado de la carrocería y la tapicería; renovación del motor, bomba de agua y radiador. Por último, en el caso de los modelos de lujo, se tendrán en cuenta el número de unidades comercializadas y los que queden en circulación, ya que si quedan pocos, el precio de segunda mano puede ser mucho mayor que cuando se compró. 

 

4. Destacar las cualidades del coche

El coche ha de estar en buen estado y parecerlo, ya que la estética siempre nos atrae. Así, convendrá arreglar los desperfectos de chapa que pueda tener el vehículo y darle una buena mano de pintura en un taller, además de sustituir los neumáticos por unos nuevos. Asimismo, habría que repasar el funcionamiento del motor y revisar las luces, cuadro eléctrico y los niveles. Por último y no menos importante hay que limpiar el coche a fondo, prestando especial atención a las manchas y quemaduras (si eres fumador) que haya en la tapicería. 

 

5. Llevar todos los papeles en regla

Las inspecciones de la ITV con resultados favorables aumentan el valor de reventa del coche. También el libro de mantenimiento con las revisiones selladas por un centro oficial, aunque no pasa nada si no has acudido al taller oficial: puedes mostrar las facturas del mecánico al que hayas acudido. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...