Además de las cosas obligatorias por ley hay otras que debes llevar en el coche. No ocupan mucho espacio pero pueden serte muy útiles si surge alguna emergencia durante viajes largos. Hemos hecho una lista con todo lo imprescindible para viajar, ¡toma nota!

1. Triángulos de emergencia

Un clásico entre los obligatorios. Por ley, hay que llevar dos triángulos de señalización de peligro que habrá que colocar a 50 metros (en curvas o cambios de rasante a 100 metros) en caso de avería o accidente. En vías de doble sentido colocaremos un triángulo delante del coche y otro detrás. Si la vía sólo tiene un único sentido basta con colocar uno de ellos detrás. 

 

2. Chalecos

Otra cosa obligatoria que debe llevar el coche, por lo que seguro que todo el mundo lo lleva. La ley obliga a usarlo en caso de avería o accidente. Aunque no sólo hay que usarlo porque nos lo dicten las leyes: más que nada es por nuestra propia seguridad, para ser visibles a los otros conductores tanto de noche como de día. Simplemente hay que tenerlo a mano para cuando podamos necesitarlo. Basta con guardarlo en uno de los laterales de las puertas o en la guantera. 

 

3. Botiquín

En caso de encontrarnos ante un accidente tenemos la obligación de prestar ayuda a las víctimas, por lo que llevar un pequeño botiquín en el coche será muy útil en estas situaciones. ¿Qué debe incluir? Toma nota: guantes desechables de un solo uso, tiritas, vendas, tijeras, alcohol, yodo, unas pinzas, una manta térmica, solución para frío instantáneo y una goma por si fuese necesario hacer un torniquete. Todos estos útiles han de estar envasados en su propia bolsa y esterilizados. Conviene revisar el botiquín ya que estos instrumentos caducan

 

4. Agua

Si el nivel del líquido refrigerante baja y hay peligro de sobrecalentamiento del motor, es bueno llevar una pequeña garrafa con agua especial. Asimismo, también es bueno llevar una botella de agua para que el conductor y los demás pasajaros se hidraten y refresquen (sobre todo en verano). 

 

5. Kit de herramientas

Puedes guardar en un pequeño maletín un par de destornilladores, una llave inglesa, alicates, un juego de llaves Allen y cinta aislante. Pueden sernos muy útiles para poner la rueda de repuesto si se nos pincha alguna o para cualquier otra avería que sepamos solucionar nosotros mismos. 

Del mismo modo, también puedes hacerte con un pequeño martillo rompecristales y guardarlo en la guantera. En caso de que las ventanillas y puertas se bloqueen por algún vuelco es muy útil para romper los cristales y poder escapar antes de que el peligro sea mayor. A ser posible, cómpralo con un cúter incorporado para poder romper también los cinturones.

 

 

6. Pinzas de arranque

Conviene llevar un juego de pinzas en el maletero por si la batería del coche se nos descarga (sobre todo si el vehículo es antiguo) o se congela para poder arrancar el motor con ellas y así continuar la marcha. 

 

7. Rasqueta 

Para quitar las molestas capas de hielo que se forman en las lunas en invierno y que nos impiden ver correctamente la vía. Podemos hacernos con una y guardarla en la guantera. Si no es posible, también podemos llevar un trozo de cartón duro que cumple la misma función, además de servir como prolongación del parasol o para no mancharte cuando te arrodilles en el suelo para cambiar una rueda o reparar cualquier avería.

 

8. Linterna

Casi todo el mundo suele llevar una en el coche. Es muy útil si nos quedamos tirados en la carretera por la noche para poder iluminar todo lo que haya a nuestro alrededor: la zona en la que nos encontramos, indicadores, carteles… También es útil en horas diurnas, ya que serviría para iluminar correctamente y hasta el más mínimo detalle los engranajes mecánicos que hay bajo el capó del vehículo.

 

9. Juego de lámparas

Hace años era obligatorio pero actualmente no lo es. En trayectos largos pueden sernos útiles si se diese el caso de que se nos funda alguna bombilla. 

 

10. Extintor

Si te encuentras un accidente en carretera y alguno de los vehículos siniestrados tiene algún pequeño incendio puede servirte para apagar esas pequeñas llamas antes de que acabe calcinándose por completo o explotando. Lo mismo si el incendio se origina por sobrecalentamiento del motor. En vehículos de servicio público, furgonetas y camiones deberán ser revisados periódicamente por un profesional.

+1. No olvides llevar la documentación del coche y el carnet de conducir…

Si te para la policía o la guardia civil debes llevar encima el permiso de circulación. Importante: si lo has perdido o te lo han robado, has de ir a la oficina de Tráfico a que te hagan un duplicado y, hasta que lo recibas, te darán uno provisional que es de cartulina. 

También has de llevar la ficha técnica para demostrar que el coche cumple con la legislación. En ella aparecen la marca, modelo, matrícula y número de bastidor, además de si el coche ha pasado la ITV. Todos estos datos han de coincidir con el vehículo que conducimos, si no podrían multarnos. 

Del mismo modo, también hay que llevar los impuestos del coche al día (impuesto de matriculación, tributos locales…) y llevar el justificante de pago en el coche. Estos impuestos varían según la legislación fiscal de cada país. Si no los pagas no podrás circular con él ni venderlo. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...