El comportamiento de cada coche depende de las dimensiones de cada uno de ellos. Todos disponen de unas prestaciones adecuadas a su volumen (motor, suspensiones, frenos y demás engranajes mecánicos) para maniobrar sin problemas. Aunque conduzcamos dos coches con masas muy diferentes entre sí la distancia de frenado será similar. 

Se tiende a pensar que cuanto más voluminoso y pesado sea el vehículo, más seguro será. De hecho, se cree que un todoterreno robusto, grande y pesado será mucho más seguro que un coche más pequeño y compacto. Sin embargo, esta creencia puede que sea sólo un simple mito. 

Más masa, mayor inercia…

Esto no siempre es cierto. En según qué ocasiones, será más seguro un tipo de vehículo u otro. Es cierto que en un choque con otro vehículo, la carrocería de los coches pesados (berlinas, todoterrenos, monovolúmenes, furgonetas...) ayuda a proteger a los ocupantes, pero hay que tener en cuenta que también tiene más masa y, por tanto, mayor inercia. 

La inercia influye en la conducción. Esto se traduce en que a mayor inercia, necesitará más energía y más le costará al vehículo girar, frenar y acelerar. Del mismo modo, los neumáticos, el chasis y el sistema de suspensión de un coche pesado tendrán que hacer un esfuerzo mayor que uno compacto para mantener la trayectoria sin salirse de la vía. Por lo que, si nos fijamos bien observamos que ahí la seguridad disminuye notablemente. 

Basándonos en la inercia, podemos afirmar que un coche ligero y pequeño, con mil kilos menos de masa, es más ágil que uno más grande. Responde más rápido a los frenos, al acelerador y al volante y se mantiene con mayor firmeza en la calzada. Es decir, la tecnología empleada en los sistemas de seguridad pasiva (la protección en caso de accidente) es bastante mejor y, en su conjunto, también los sistemas de seguridad activa. La aerodinámica del vehículo es la que nos proporciona la clave: cuanto mayor y más pesado sea el vehículo, más difícil será moverlo.

El ejemplo de los vehículos pesados deja claro que el tamaño y la masa influyen positivamente en según qué accidentes. Pero hay que tener en cuenta que la seguridad no sólo viene definida por la protección ante los accidentes. Para que un coche sea seguro también hay que tener en cuenta el hecho de que permita (con sus engranajes mecánicos y la tecnología) un mayor poder de reacción para anticiparse a un accidente y evitarlo.

El avance de las nuevas tecnologías y de los sistemas de conducción y seguridad consigue distanciar la relación entre el tamaño del coche y la seguridad del mismo, por lo que, hoy en día, ambos tipos de vehículos pueden ser igual de seguros siempre y cuando estén bien diseñados.

A la hora de acudir a un concesionario a adquirir un vehículo, es muy importante pedir todas las opciones de seguridad (cinturones, airbags, controles de tracción, ABS, sistemas de frenado automático, etc.). Las opciones son muy variadas, aunque prestar atención al volante siempre ofrecerá una mayor seguridad que todas ellas. 

 

Comentarios  

0 #2 Tk 20-04-2017 20:38
Cito a David Muñoz:
Un vehiculo mas liviano es mas agil ??
mas seguro ???

no me parece correcto.

Compara a una persona obesa a punto de chocar con otra persona y a un atleta.
Citar
0 #1 David Muñoz 15-04-2017 19:28
Un vehiculo mas liviano es mas agil ??
mas seguro ???

no me parece correcto.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...