El corazón de un coche es el motor; y así como nuestro órgano regente de nuestro sistema circulatorio, éste debe ser preservado. Y no es para menos, dentro del motor se producen combustiones y movimientos violentos que hacen posible la marcha del automóvil.

Así como un exceso de colesterol puede obstruir el corazón, poniendo en riesgo nuestra vida, las partículas de impurezas pueden afectar gravemente las cavidades internas y piezas del motor. Y al igual que nuestro órgano vital, si el motor no funciona correctamente desencadena una serie de desperfectos en todo el coche. Al no trabajar óptimamente se le exigirá de más a otros componentes, comprometiendo así su rendimiento.

Los filtros resguardan al motor de dichas impurezas; al menos en condiciones ideales.

Filtro del combustible

El filtro del combustible mantiene al circuito de alimentación, la bomba de presión y al circuito de inyección, libres de impurezas. Por tanto, su función es evitar que partículas dañinas lleguen al interior del órgano vital del vehículo.

En el caso de los coches que sean de diésel, la tarea primordial del filtro será eliminar la humedad. En el caso de no contar con esta pieza, se corroerían todas las piezas metálicas del motor.

En los coches más recientes la ubicación de este filtro suele ser de fácil acceso, por lo que no es difícil hacer el cambio por uno mismo. Y si este es el caso, siempre se puede adquirir desde la comodidad de tu hogar. Eso sí, al momento de realizar tus compras por internet has de verificar las especificaciones de tu automóvil.

¡El aire también se filtra!

El filtro de aire se encarga de que no se contamine la cámara de combustión, es decir, evita la entrada de impurezas al circuito de admisión. De esta forma se evita el desgaste de las paredes de los cilindros. Es por tal razón que este elemento siempre está al inicio del circuito, ya que protege el rendimiento del motor.

El no cambiar esta pieza se traduce en mayor uso de combustible, reducción de la potencia del coche y en reducir la vida útil del motor - es vital para el correcto funcionamiento del automóvil -.

Por fortuna de todos, su precio es el de los más bajos en piezas para coches. Es decir que se pueden encontrar de muy buenos precios y de excelente calidad.

El filtrado del aceite

Este filtro es un cartucho por donde el aceite - encargado de la lubricación del motor-  pasa por pliegues porosos. De esta forma se pretende evitar que impurezas pongan en peligro la salud de nuestro motor.

No importa qué tan prestigiosa sea la marca del lubricante y qué tan prometedoras sean sus propiedades; los aceites siempre vienen con partículas de suciedad.

Es imprescindible que este filtro se cambie junto con el cambio de aceite, de lo contrario dicha pieza se obstruirá y no podrá cumplir con su debida labor. El resultado: impurezas en todas las superficies que están en permanente roce. Un deterioro inminente.

Si está entre tus opciones ver ofertas de segunda mano en Internet, es imperativo que verifiques que los filtros sean precintados.

Muchos vendedores dan a conocer productos en anuncios clasificados y otros tratan de vender piezas usadas; y es por eso que se debe ser muy cuidadoso y atento al momento de comprar estas piezas.

 

Comentarios  

0 #1 aarias 14-03-2017 13:51
;-)
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...